¿Cómo armar un fondo de emergencia?

Dada la situación actual que vivimos, me llamó mucho más la atención este tema. Personalmente no manejaba ningún ahorro de emergencia pero he decidido tener uno y les quiero dar mi opinión y el proceso detrás.

¿Qué es un fondo de emergencia?

Es un fondo que vas a reservar explícitamente para emergencias. Entonces, no es tan similar a nuestra cuenta de ahorros que tenemos donde va ingresando nuestro sueldo y vamos gastando de ahí poco a poco. En esencia está en una cuenta aparte, tiene un monto predefinido, no se usa salvo una emergencia y una vez usada, debe ser prioridad 1 volver a completarla.

Muchos ahora lastimosamente están sintiendo el impacto en sus economías familiares y personales en parte por no haber contado con este fondo, por lo que comenzar a armarlo cuanto antes es de suma importancia.

¿En qué casos usarías este fondo?

Debería estar enfocado a dos grandes situaciones: imprevistos y necesidades básicas. En el primer caso serían todas aquellas cosas que no tenías pensadas gastar y necesitas hacerlas (es decir, no compras impulsivas ni remates online). Aquí tenemos alguna enfermedad, algún pago extraordinario de servicios, si se malogró el carro o algún electrodoméstico, etc. El segundo caso es por si acabamos perdiendo el empleo, este fondo nos ayudaría a cubrir las necesidades básicas durante un periodo de tiempo determinado.

¿Cómo armar el fondo de emergencia?

Al punto central del artículo. Ya sabemos para qué dos casos se usará el fondo y resulta que el primero es practicamente imposible de calcular ya que son imprevistos: no sabemos qué podría ocurrir ni cuánto costará. Entonces, toca calcularlo en base a lo segundo.

  1. Armar una lista de necesidades básicas. Nótese aquí el término «básicas», es decir, aquí no van la cuenta de Netflix ni los Rappis del fin de semana. Solo incluir estos gastos:
    • Vivienda: alquiler o crédito hipotercario
    • Servicios básicos: luz, agua, internet, celular/teléfono
    • Alimentación: cubrir comidas básicas al día durante el mes.
    • Transporte: Pasajes de micro o taxi, gasolina, seguro vehicular, peajes
  2. Revisar los gastos promedios del último trimestre y asignarlos. Si bien en épocas COVID todo ha cambiado y ya no gastamos en transporte si es que nos quedamos en casa, por ejemplo, igual esto apunta a establecer un monto referencial. Entonces, yo usé mis gastos pre-COVID.
  3. Decidir el tamaño del fondo. En este último paso tenemos algunas posiciones. Tomemos las de dos gurús de finanzas personales en la actualidad: Dave Ramsey y Ramit Sethi. El primero sugiere tener entre 3 – 6 meses de tus gastos básicos cubiertos y el segundo entre 6 – 12 meses. Yo me incliné por los 6 meses ya que es el punto medio entre ambos y porque el monto a ahorrar me hacía sentir seguro. ¿Quieres estar más seguro aún? ¡Adelante! Aumenta un poco más la cantidad, elige quizá 8 o 9 meses. En un fondo de emergencia siempre caerá bien que sobre a que falte.
  4. Separa el monto o comienza a juntarlo en una cuenta bancaria aparte. Este es mi pendiente y todavía no decido donde lo haré ya que los bancos han comenzado a bajar sus tasas en cuentas de ahorro, pero una vez termine de averiguar lo trasladaré ahí, por mientras lo armaré en mi cuenta de ahorros. Pero definitivamente tiene que ser en una cuenta que rinda y no en una cuenta sueldo. ¿Es necesario este paso? Si eres una persona muy disciplinada, creo que no, podrías tenerlo en tu misma cuenta de ahorro.

Entonces, les presento primero un ejemplo de lo que sería un fondo de emergencia para un joven menor de 30 años que ya está independizado y viviendo solo (los números usados son totalmente referenciales, la idea es mostrar como se armaría). Ahí tiene un rango de opciones sobre las cuales elegiría su monto del fondo.

Fondo Emergencia Ejemplo
Ejemplo de fondo de emergencia

Ahora, mi caso es particular en el sentido de que aún vivo con mis papás, entonces tengo la suerte de que la mayoría de los gastos basicos están cubiertos a cambio de una cuota mensual que doy y solo tengo los gastos de ir a trabajar (transporte + comida). Entonces no estaba tan seguro de como armar el fondo y decidí considerar los gastos de transporte / comida (que en caso de desempleo ya no los tendría) y no considerar la cuota a mi casa (por considerar lo anterior). Con ello y siguiendo los lineamientos de arriba mi fondo quedaría así:

Fondo Emergencia Jd 1
Mi fondo de emergencia: sencillo de calcular por mi situación pero ya me deja una primera base para enfrentar diversas situaciones.

Y listo, ¡ya tienes tu fondo de emergencia! En mi caso de 7mil soles. Recuerda que no hay monto correcto o incorrecto y que puedes ser tan conservador como quieras. Lo único incorrecto es no contar con este fondo.

Asimismo, no te asustes si la cantidad sale muy alta. Es muy probable que no tengas todo ese monto libre o que te tome un tiempo armarlo y eso está bien. La idea es que mes a mes vayas separando un monto de tus ingresos y aproveches gratificaciones o bonos para destinar un poco más y que armar el fondo sea más prioritario que invertir o gastar en otras cosas.

Un detalle adicional: ¿debería priorizar el pago de deudas y luego armar el fondo de emergencia? Según lo que he averiguado y con lo que estoy de acuerdo, el fondo de emergencia debería hacerse en paralelo a las deudas y como prioridad. Siempre deberías tener un colchón, inclusive pagando deudas.

Una reflexión personal

Mientras armaba esto me salieron varias dudas: ¿necesito en verdad un fondo de emergencia considerando que mis responsabilidades económicas aún son bajas? o ¿será suficiente este monto si me pasara, Dios no quiera, algo grave?

Tengo que admitir que tener un fondo de emergencia toma más relevancia mientras más responsabilidades tengas: si eres independiente pues ya tienes un alquiler que pagar y servicios básicos que cubrir, si tienes familia pues ya tienes hijos que mantener y eso entraría como emergencia. Sin embargo, es necesario comenzar a formar la disciplina de armar este fondo y de aprender a usarlo (porque también me salió la duda de exactamente qué casos aplican para gastarlo). Finalmente uno nunca sabe qué imprevisto se puede aparecer en el camino, peor aún en la situación en la que nos encontramos, así que no solo es por si pierdes el empleo. No tiene que ser perfecto y podría pasar algo que necesite más del monto que definiste… pero es mejor eso a que nos agarre completamente por sorpresa. Por ello me animé a armarlo, así haya quedado sencillo mi cálculo, y ¡te animo a que tengas uno también!

Ahora que sabes cómo armar tu fondo de emergencia, te invitamos a leer «Cómo armar un plan de ahorro», una publicación de nuestros amigos en Invertir Joven.

Si te gustó este artículo te invitamos a seguirnos en nuestras redes:

YouTube: Bolsillos Llenos
Instagram: 
@bolsillosllenos
Comunidad Telegram: 
bit.ly/bolsillostelegram

¿Quieres invertir en…?

Finsmart: https://bit.ly/33kaWiX

Facturedo: https://bit.ly/3bafOMA

Inversiones.io: https://bit.ly/3szO4qF

Zest Capital: Contáctanos

Compartir esta publicación

2 comentarios en «¿Cómo armar un fondo de emergencia?»

  1. HOLA, YO PAGO UN CRÉDITO HIPOTECARIO; PERO LEYENDO TU POST, CREO QUE DEBO TRATAR DE CONTAR CON ESE FONDO DE CONTINGENCIA FRENTE A CUALQUIER IMPREVISTO QUE PUDIERA PRESENTARSE, GRACIAS POR TU CONTENIDO, ME HACE REFLEXIONAR.

    Responder
    • Hola Ashanti! Tal cual mencionas, es indispensable cubrir las deudas, en este caso el crédito, pero sí deberías tratar de ir armando un fondo de emergencia a través de los meses. Uno nunca sabe que emergencia se puede presentar y por eso todos debemos contar con uno antes que cualquier otra cosa (y en caso de deudas, construirse en paralelo al pago de estas!)

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados