Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Soy tacaño o soy frugal? – Entendiendo la diferencia

La frugalidad y el minimalismo son tus aliados en la búsqueda de la libertad financiera. Aprender a vivir con menos, no dejarte llevar por el consumismo y controlar tus gastos te permitirán reducir tus egresos mensuales y así ahorrar e invertir más cada mes. Lamentablemente, muchas personas pueden confundir la frugalidad con tacañería, lo cuál te puede desmotivar porque puedes pensar que te estás convirtiendo en una persona tacaña, cuando en realidad no es así. La tacañería es percibida de manera negativa, como una persona que tiene dinero pero no quiere gastarlo, La frugalidad es percibida como positiva, eres una persona que es cuidadosa con su dinero y no lo derrocha. Para nuestra mala suerte, en ocasiones la línea que los separa puede parecer delgada y borrosa.

En el artículo de hoy te enseñaré 3 maneras en la que puedes diferenciar una actitud frugal de una actitud tacaña. Recuerda que es posible alcanzar una vida frugal sin ser considerado tacaño y poco generoso.

Ahorras con un propósito

Cuando una persona es tacaña, solamente busca preservar su dinero y gastar la menor cantidad posible a toda costa. Una persona tacaña no tiene en cuenta cuándo gana ni cuánto gasta, simplemente busca minimizar al máximo la cantidad de dinero que sale de su bolsillo.
Una persona frugal es consciente de que ahorrando e invirtiendo dinero generará mucha riqueza a largo plazo, y prefiere dejar de gastar en algunos conceptos para poder cumplir sus metas. Tener un propósito para tus recortes de gastos lo vuelve un medio, y no un fin. Cuando dejas de gastar en algo con el objetivo de invertir ese mismo dinero en alguna inversión, le estás dando un trabajo a ese dinero y no lo estás ahorrando «por ahorrar».

Los tacaños buscan gastar menos dinero. Los frugales buscan priorizar su gasto para tener más de lo que realmente quieren.

Analizas el valor, no el precio

Una persona tacaña solo tiene en mente minimizar la cantidad de soles desembolsados cuando necesita hacer una compra, sin importar nada más. Una persona frugal analiza el valor que obtendrá de la compra, y la compara contra el precio de todas las opciones en el mercado. ¿Por qué te comprarías unas zapatillas de S/80 que te durarán 4 meses, cuando puedes comprarte unas de S/150 que te durarán 2 años?

Pensar en el corto plazo y en el desembolso inmediato de dinero te generará un mayor costo a largo plazo. Si te interesa saber aún más sobre esto, te invito a leer este post sobre cómo ahorrar dinero en tus compras maximizando el valor.

No ahorras aprovechándote de los demás

Una manera muy mala de ahorrar es dejando de pagar dinero afectando a otras personas cuando no se lo merecen. Aquí te dejo dos ejemplos:
– Vas a un restaurante con tus amigos y te niegas a comer del piqueo que pidieron porque no quieres pagarlo para «ahorrar», implicando que tus amigos tengan que aportar más por cabeza por ese piqueo.
– En una parrillada familiar no llevas nada y esperas que te inviten, porque quieres ahorrar y aprovechando que es muy poco probable que te hagan a un lado o no te inviten.

En los dos ejemplos anteriores, alguien más (un amigo, un familiar) está gastando injustamente más que tú para poder cubrir tu parte. Si aceptas ir a un restaurante y argumentas que no tienes dinero para no compartir un piqueo con tus amigos cuando en verdad si estás en condiciones de hacerlo, estás siendo tacaño. Si buscas que los demás cubran parte de tus gastos porque por la afinidad que tienen contigo muy probablemente lo hagan, es una mala señal.

Cuando dudes sobre tu actitud, cuando no sepas si estás siendo frugal o estás cruzando la línea, regresa a este artículo y piensa sobre tus acciones. Ser frugal no es fácil, y no muchas personas tienen la disciplina y las ganas suficientes para poder hacerlo. Recuerda que solo cuando cambias tu forma de pensar y tu forma de actuar de manera intencional y constante podrás generar un impacto en tu vida a largo plazo.

Ahora que sabes cómo diferencias la frugalidad y la tacañería, ¡queremos escucharte! ¿Alguna vez te han llamado tacaño? ¿Tienes algún amigo tacaño que se hace llamar frugal? ¡Cuéntanos tu historia en los comentarios!

Si te gustó este artículo te invitamos a seguirnos en nuestras redes:

YouTube: Bolsillos Llenos
Instagram: 
@bolsillosllenos
Comunidad Telegram: 
bit.ly/bolsillostelegram

¿Quieres invertir en…?

Finsmart: https://bit.ly/33kaWiX

Facturedo: https://bit.ly/3bafOMA

Inversiones.io: https://bit.ly/3szO4qF

Zest Capital: Contáctanos

Compartir esta publicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados